VOID

 

Alejandro Dorda Mevs nace en Miami el verano de 1986. De padre madrileño y madre haitiana, Alex se crió en un ambiente heterogéneo, cambiante e inestable, que influyó en su forma de comprender las cosas y con ello, en su forma de representarlas. A los 3 años se fue a vivir a Cádiz con su madre, y tuvo que acostumbrarse a vivir cambiando de residencia en cortos periodos de tiempo.

En 1997 su abuelo haitiano llegó a casa con un saxofón bajo el brazo que había comprado por nueve dólares y se lo regaló. Fue el principio de una pasión por la música que aún le acompaña y que compagina con su proceso como pintor. Además de saxo, toca otros instrumentos como flauta travesera, clarinete o piano, y ha grabado y compartido formación en diversos grupos de jazz, funk-rock, electrónica, rap, música experimental...

Aprendió a pintar desde muy niño de forma autodidacta, en 1999 se introduce en el mundo del graffiti adoptando así una fuerte influencia no solo formal si no conceptual en su trabajo, tomando una postura paralela al mundo comercial del arte contemporáneo.

En 2001 su madre vuelve a Miami. Alex, por su parte decide quedarse en Cádiz, continuando su vida en solitario, que, siguiendo la herencia familiar, concurre de forma nómada, Así acaba viviendo en otras ciudades como, granada o Sevilla, donde reside actualmente, manteniendo un ritmo de viaje frecuente con la premisa de pintar y tocar.

 

Void su pseudónimo surge de la composición de sus trabajos, la contraposición de las nociones forma y vacío, sonido y silencio, la manera de combinar y confundir espacio abierto y espacio cerrado. Trabaja distintas doctrinas entre música, pintura, escultura e instalación. La mayoría de sus obras plásticas buscan el alma de la fotografía, trasladándolas a un lenguaje pictórico mas visceral, se muestran en distintas dialécticas en pequeño y gran formato desde un alto grado de iconicidad, a tipografías, o pintura naif.

Desde siempre vivió en ambientes donde la droga estaba presente, lo que unido a experiencias sufridas dentro de su familia le produjeron un rechazo a las sustancias de “pseudo vida”, que junto al concepto de hogar son dos de los temas mas recurrentes en su obra. Pero quizás lo que más llama la atención, no es tanto la temática como la dinámica. No es tanto el qué sino el cómo. Ambigüedad e incomodidad, son algunos de los rasgos fundamentales de sus trabajos, no cierra ningún mensaje si no que permite al espectador interpretar bajo su conducción.

Ha realizado trabajos en Cádiz, Granada, Sevilla, Madrid, Vitoria, Bilbao, Barcelona, Burdeos, París, Ámsterdam, Hengelo (Holanda), Berlín, Londres, Budapest, Viena, Miami, Nueva Orleáns ,San Francisco, Olguin (Cuba),etc.

J.Carmona.